Consejos saludables

Cambia tu rutina y quema calorías

¿Sabías que puedes quemar calorías haciendo ligeros cambios en tu rutina? (no usar el ascensor, permanecer parado en el micro, bailando mientras cocinas, cada etc.)

Ponerle sabor a la rutina

Cada vez que escuchamos la palabra rutina, sentimos pesadez, aburrimiento. La rutina se asocia con una obligación que cumplir, algo que se repite y no nos da libertad. Pero las rutinas, si están bien planeadas, pueden ser positivas y hasta divertidas. Nos pueden ayudar a obtener un equilibrio mental y físico, incluso hacer que disfrutemos más de nuestro trabajo.

Pero cuando llega la comida, ya sea por el estrés o por el antojo, muchas veces comemos de más. Esta comida nos da calorías. Y las calorías, en exceso, no son lo mejor, no solo por los kilitos de más, sino también porque pueden causar problemas de salud.

¿Cómo hacemos para que esas calorías no se acumulen en nuestros cuerpos? Fácil: poniéndole sabor a nuestra rutina. Convirtamos las calorías en energía para hacer otras cosas. Muchos piensan que eso de quemar calorías solo es para niños hiperactivos o futbolistas profesionales. Falso. Todos, con tan solo unos pocos cambios en nuestra vida cotidiana, podemos usar más energía, usando las calorías que están en nuestro cuerpo no para inflar nuestros muslos y barrigas, sino para activarnos físicamente y, sobre todo, sentirnos y vernos más saludables.

Un momento para compartir

El deporte es apto para todas las edades, y puede ser además una oportunidad para realizar actividades en familia, junto a los amigos o en pareja. Si tienes más de 40 y no te subes a una bicicleta desde hace años, ¿por qué no acompañar a tus hijos a dar un paseo el fin de semana?. De igual forma, si el trabajo te impide llegar a un gimnasio o clase intensiva de spinning, organiza junto a tus amigos una tarde de baile. ¡Puede ser más divertido!

La actividad física no es solo para “deportistas”

Igual que asociamos la palabra rutina con algo aburrido, solemos asociar la actividad física con algún deporte. Pero no son lo mismo. Según un estudio realizado por expertos de la Universidad Autónoma de Puebla, México, “La actividad física se refiere a cualquier movimiento de cuerpo que quema calorías, en el trabajo o el juego, tareas diarias, o el traslado diario al lugar de trabajo.” No tenemos que ir cada mañana al gimnasio ni jugar tres horas diarias de fútbol para mantenernos activos.

De hecho, “que realicemos algún tipo de ejercicio no necesariamente implica que no tengamos un comportamiento sedentario durante del resto de las horas del día, en nuestros trabajos o en el tiempo de ocio.” Aunque pensemos que la rutina de una persona que hace spinning o sale a trotar cada mañana es la más activa, depende de nosotros mismos mantener una rutina activa a través de todo el día. La persona que incluye en su rutina ir al gimnasio puede ser más sedentaria que una persona que está atenta a la actividad física en su rutina diaria, incluyendo simples ejercicios desde la cocina hasta la oficina.

6 consejos para quemar más calorías

1) Levantarnos 10 minutos más temprano cada mañana y hacer una rutina simple y eficaz para activar el cuerpo y empezar a quemar calorías antes de empezar con todo lo demás. Hay muchas rutinas simples a seguir en internet, como 3 ejercicios recomendados por la entrenadora de la conocida Rihanna, una rutina de la española Patry Jordan para un abdomen plano, entre muchas otras secuencias que se encuentran fácilmente en internet.

2) Caminar. Caminar. Ca-mi-nar. Y caminar lo más rápido posible en vez de usar carro, combi o taxi. Aunque sea solo un par de cuadras más hasta el próximo paradero, no importa. Vale la pena.

3) Subir escaleras. Olvidarnos de los ascensores, de las escaleras mecánicas, ¿para qué? Si trabajamos en el piso 9, mejor. Más calorías por quemar. Si no, vamos a visitar con más frecuencia a ese pata que vive en el último piso de un edificio alto. Y subimos por las escaleras.

4) Bailar. Así, sin más. No hay que ir a una discoteca. Hay que prender la radio o el MP3 o lo que tengamos, y bailar, con los niños, con la pareja, solos. Cualquier día de la semana, después de la chamba, solo 20 minutos de baile no solo quema muchas más calorías que ver tele, sino que también le pone más sazón a la rutina.

5) Pararse. ¿Hay silla? No importa. Celebremos el poder pararnos, ya sea en la combi, unos minutos en la oficina, o en los momentos de ocio. Sí, hasta sin movernos, podemos quemar más calorías. Estar parados con las piernas y el abdomen contraídos y el pecho hacia arriba, respirando profundo, nos activa.

6) Jugar con nuestros hijos, sobrinos o hermanos menores afuera de la casa es otra opción. Podemos jugar a las escondidas, y hacer que cada persona ampayada haga 20 saltos de tijera. Mientras estamos escondidos, podemos ponernos en una posición que trabaje distintos músculos, como la posición de cuclillas de esta imagen.

Quiero cambiar

En realidad, lo importante no es el número de calorías, ni contar cada paso extra que damos cada día, sino simplemente cambiar el hábito. Podemos seguir estos 6 consejos, y agregar iniciativas propias y creativas, dependiendo de nuestra situación particular. Estemos donde estemos, hagamos lo que hagamos, pongámosle sabor a nuestra rutina. No solo quemaremos más calorías: nos sentiremos mejor, y nos divertiremos cada día un poco más. No prometas empezar el lunes, ¡empieza hoy!

Publicado: 21/08/17

Expertos informan

Come Bien

Come Bien

El equipo editorial de comebien.pe.

Te puede interesar