Guía de alimentos

Cómo combatir el calor, ¡comiendo!

El calor, los alimentos y el agua Llegó el verano y ¡llegó el calor! Muchas veces, ya sea en la oficina, en la escuela de verano o en nuestra casa,…

El calor, los alimentos y el agua

Llegó el verano y ¡llegó el calor! Muchas veces, ya sea en la oficina, en la escuela de verano o en nuestra casa, nos cuesta movernos, todo nos da más flojera y el calor se vuelve insoportable. ¿Cómo combatirlo? Además de los ventiladores, hay una solución muy simple: fijarte más en lo que comes. Aquí aprenderás sobre los alimentos que pueden ayudarte a soportar el calor, en vez de rendirte ante él.

Hidratarte para combatir el calor

La clave para combatir el calor es en realidad muy sencilla: la hidratación. Por lo tanto, debemos hacer un intento de incluir en nuestra dieta alimentos con un mayor contenido de agua, algo en lo que no nos fijamos tanto en otras estaciones. Por ejemplo, el calor no resulta un problema en el invierno en donde solemos buscar alimentos y bebidas que nos proporcionen más calorías para combatir el frío. Pero en el verano, un chocolate caliente o un guiso alto en grasas no son lo que más nos provoca ni lo que más nos conviene. Entonces ¿qué alimentos escoger?

No es muy difícil: las frutas y las verduras son los alimentos con mayor cantidad de agua. Salimos ganando pues, además de mantenernos hidratados, podremos cumplir con las recomendación de ingerir un mínimo de 400 gramos diarios de frutas y verduras. Así, al combatir el calor, estaremos también reduciendo el riesgo de padecer enfermedades crónicas como las cardiopatías, la diabetes o la obesidad.

Las frutas como la sandía, el melón, el pepino dulce, la naranja, la granadilla, las uvas y el tumbo son alimentos muy recomendables durante esta temporada de calor, dado que tienen un gran contenido de agua. De hecho, ¡de 75 a 95 por ciento de su peso unitario consiste en agua! De la misma manera, es importante que consumas verduras como la espinaca, la beterraga, el rabanito, la zanahoria, el tomate, las acelgas y la lechuga. Es decir: empieza a llenar tus días de ensaladas.

Y, por supuesto, hay un elemento que no podemos dejar de lado si queremos hidratarnos: el agua. Beber de seis a ocho vasos de agua (no, no gaseosas ni jugos envasados, ni cualquier bebida con azúcar añadida, ni cervezas ni café, simplemente agua) al día, nos ayudará a mantenernos hidratados. Pero asegúrate de beber agua potable, de lo contrario es posible que padezcas de enfermedades diarreicas, lo cual solo aumentará la deshidratación y una mala (incluso peligrosa) respuesta del cuerpo hacia el calor.

Cuerpo hidratado, calor combatido

El consumo de frutas y verduras, junto con una ingesta regular de agua potable, ayudará no solo a mantener tu cuerpo hidratado sino también a reducir la temperatura corporal, algo clave cuando el calor toca nuestra puerta. Este verano, acompaña tus días con alimentos que te hidraten y ten siempre agua al alcance de la mano. Verás cómo el calor incluso se puede volver ameno cuando tu organismo está suficientemente hidratado.

Publicado: 18/01/18

Expertos informan

Come Bien

Come Bien

El equipo editorial de comebien.pe.

Te puede interesar