Consejos saludables

Conoce más sobre los trastornos alimenticios

Los niños y jóvenes reciben permanentemente múltiples estímulos externos, tanto positivos como negativos, como la tecnología, la moda, las dietas, el acoso escolar o bullying, la publicidad, entre otros. Es…

Los niños y jóvenes reciben permanentemente múltiples estímulos externos, tanto positivos como negativos, como la tecnología, la moda, las dietas, el acoso escolar o bullying, la publicidad, entre otros.

Es así que la alta exposición hacia las redes sociales, la baja autoestima y la presencia de estereotipos que la sociedad establece como exitosos, de apariencia muy delgada, genera una preocupación excesiva por la imagen corporal. Esto, sumado a los cambios hormonales, físicos y psicológicos propios de la edad, han creado en muchos casos aspiraciones irreales y dañinas que llevan a los adolescentes a desarrollar malas prácticas alimentarias extremadamente peligrosas, que puede incluso llevarlos a la muerte.

Debemos considerar también que el modelo educativo y estilo de vida dentro y fuera de casa, ha variado sustancialmente en los últimos años. El horario de estudio, el tráfico, los trabajos grupales fuera de casa, el trabajo de los padres, comer fuera de casa, los eventos sociales, entre otros, han sido motivos por los cuales los jóvenes prefieren una comida rápida “fast food” o al paso,  para el desayuno, almuerzo o cena. O que simplemente obvien las comidas tempranas, no accediendo a una alimentación adecuada, teniendo al final del día déficit y/o exceso de nutrientes, llevándolos una malnutrición a consecuencia de malos hábitos de alimentación.

¿Qué son los trastornos alimenticios?

Los trastornos alimenticios son comunes en una cultura obsesionada con la comida rápida, dieta y/o imagen corporal. La insatisfacción e inadecuada percepción del cuerpo, depresión y obsesión por las dietas usualmente llevan a conductas alimenticias peligrosas y poco sanas.

Los trastornos alimenticios muchas veces llevan hacia un trastorno que afecta en la actualidad tanto a varones como a mujeres.

Trastorno de la alimentación

Los trastornos alimenticios se presentan cuando una persona no recibe la ingesta calórica adecuada que su cuerpo requiere para funcionar de acuerdo con su edad, estatura, ritmo de vida, etc.

Los principales trastornos alimenticios son anorexia, bulimia, compulsión para comer, vigorexia y potomanía.

Anorexia

Aquel trastorno que se caracteriza por una reducción sustancial de la ingesta de alimentos que requiere la persona según sus necesidades vitales además de peso y estatura, Se estima que una pérdida de 15% del peso en un niño o adolescente significa “riesgo”. Esta disminución no responde a una falta de apetito, sino a una resistencia a comer, motivada por la preocupación excesiva por no subir de peso o por reducirlo.

Bulimia

Un trastorno en el cual la persona realiza el consumo de sus alimentos en forma de atracones con la sensación de pérdida de control. Son episodios de voracidad que van seguidos de un fuerte sentimiento de culpa, por lo que la persona recurre a medidas de compensación inadecuadas como la autoinducción al vómito, el consumo abusivo de laxantes, diuréticos o enemas, el ejercicio excesivo y el ayuno prolongado.

Estos dos trastornos inducen a la persona a presentar malnutrición por déficit, llegando muchas veces a una desnutrición severa.

Compulsión para comer

Un trastorno en el cual se presenta el síntoma del atracón, pero esta vez no existe conducta compensatoria. Muchas veces las personas pueden llegar a tener sobrepeso u obesidad.

Vigorexia

Es aquel trastorno en el cual la persona presenta una preocupación obsesiva por el aspecto físico con una distorsión del esquema corporal, que implica una adicción al ejercicio para desarrollar musculatura.

Además de la exigencia física excesiva, la persona que presenta este trastorno realiza muchas veces planes de alimentación poco equilibrados, con una cantidad excesiva de proteínas (muchas veces no como alimentos, sino como complementos químicos) y nulas de grasas, que pueden ocasionar alteraciones metabólicas importantes. Muchas de estas personas también consumen esteroides que alteran su estado físico.

Potomanía

Este trastorno se caracteriza porque induce a la persona a beber grandes cantidades de líquidos, muchas veces agua. Este comportamiento lleva a alterar el metabolismo de la persona.

El debate y las recomendaciones

Los trastornos alimenticios pueden llegar a tener muchas consecuencias negativas como la malnutricion. Ya sea por exceso o por defecto, es importante reconocer y tratar oportunamente estas enfermedades. Los trastornos de la alimentación como anorexia, vigorexia y bulimia, pueden detectarse a tiempo. Es imprescindible para los padres generar una buena comunicación con los hijos y fortalecer su autoestima.

Una persona puede presentar más de un transtorno alimenticio, por lo que es importante individualizar el tratamiento.

La atención de los trastornos alimenticios no es fácil ni unívoca. Debido a su complejidad, a la multitud de factores intervinientes y a la dificultad de su abordaje, el manejo de estos es una tarea combinada que requiere la conformación de un equipo de profesionales de diversas disciplinas que trabajen conjuntamente.

Por último, si requieres bajar o subir de peso, o tienes un déficit nutricional especifico, acude la nutricionista. Las dietas de internet pueden ser riesgosas e incluso fatales.

Fuentes utilizadas:

  1. Guía de trastornos alimenticios, centro nacional de equidad de género y salud reproductiva, México.2004.
  2. https://medlineplus.gov/spanish/eatingdisorders.html
  3. http://www.salud.gob.mx/unidades/cdi/documentos/guiatrastornos.pdf
  4. http://trastornosalimenticios.org/pica-vigorexia-potomania-ortorexia/
  5. NIH: Instituto Nacional de la Salud Mental
Publicado: 20/03/18

Expertos informan

Alisson Palomino

Alisson Palomino

Bachiller en Nutrición humana

Te puede interesar