Mitos y verdades

Lo que debes conocer sobre sueño y comida

Dormir y comer de manera responsable “Ese es un irresponsable… lo único que hace es dormir y comer.” Esta frase la hemos oído o utilizado más de una vez al…

Dormir y comer de manera responsable

“Ese es un irresponsable… lo único que hace es dormir y comer.” Esta frase la hemos oído o utilizado más de una vez al hablar de gente que no es proactiva. Pero “irresponsable” no es la calificación más adecuada, porque el sueño y la alimentación son dos de las actividades básicas con las que tenemos que cumplir. Aquí te brindamos ciertos mitos y verdades para que aprendas cómo llevar una vida que equilibre el sueño con la alimentación. ¡Te darás cuenta de que en realidad lo irresponsable sería no ponerle atención a estas actividades!

Mitos sobre el sueño y la alimentación

 

  1. Tomar té antes de irnos a dormir ayuda a relajarnos. Hay varios tés que contienen cafeína, como el té negro y el té verde, y la cafeína puede quitarnos el sueño. Lo mejor sería tomar una infusión, como la manzanilla o la menta. Aún así, no te excedas. El MINSA recomienda disminuir la ingesta de líquidos a la hora de dormir, para evitar la nicturia excesiva.

 

  1. El alcohol facilita el sueño. Esta idea está muy arraigada porque muchas veces, cuando ingerimos alcohol, sentimos somnolencia. Pero el alcohol empeora la calidad de sueño, haciéndonos sentir más cansados durante el día. Si te cuesta dormir, no uses el alcohol como solución. Si asistimos a un evento social y bebemos, hacerlo siempre con moderación. Lo más recomendable es tomar el último trago de alcohol unas dos horas antes de dormir.

 

  1. Cómo duermo no influye en qué como. Falso. El descanso de nuestro cuerpo es clave para que, a lo largo del día, nos provoque ingerir alimentos sanos a horas adecuadas. De lo contrario, podemos engañarnos pensando que el agotamiento es por causa de hambre, y comer en exceso. Además, el desorden en el sueño también puede causar ansiedad, que a su vez provoca la ingesta de alimentos que no son nutritivos y que por el contrario son elevados en grasas y/o azucares, perjudicando nuestra salud.

Verdades sobre el sueño y la alimentación

 

  1. Tener una alimentación regular ayuda a ordenar el sueño. Intenta cada día comer porciones medianas en la mañana, mediodía y noche. Y, si hiciera falta, un pequeño refrigerio entre cada comida. Evita cambiar drásticamente las cantidades de comida que ingieres de un día a otro. Si no eres consistente con los horarios en los que comes, es probable que tus horas de sueño cambien cada día, que crezcan el agotamiento y la ansiedad, y que recomience el ciclo de mala alimentación – mal sueño.

 

  1. Los alimentos con altos contenidos de magnesio pueden ayudar con el sueño. Puedes encontrar el magnesio en alimentos como los cereales integrales, las legumbres, la leche o la carne. También en los vegetales verdes, el tofu, las nueces y el chocolate. Si te cuesta dormir, no se trata de cenar toda la carne o cereal que puedas por la noche. Intenta alimentarte con fuentes de magnesio a diario y a lo largo de tus tres comidas principales, variando alimentos adecuadamente.

Dormir y comer

No podemos olvidar que, a pesar de lo brillante que seamos, y que a veces incluso nos sintamos superhéroes, somos seres humanos que necesitan sobrevivir. Entre muy pocas otras cosas, dormir y comer son la base de nuestra subsistencia. Duerme y come con consciencia y regularidad; verás cómo mejora tu rendimiento en tus demás actividades.

Publicado: 09/02/18

Expertos informan

Come Bien

Come Bien

El equipo editorial de comebien.pe.

Te puede interesar